“La tranquilidad llega con un buen diagnóstico”

Un día saliendo a correr sentí un fuerte dolor en la zona lumbar que me dejo paralizada. No podía casi andar y si lo hacía era con mucho dolor. Acudí a mi médico de cabecera y el diagnóstico fue LUMBAGO, prescripción baja laboral y analgésicos para el dolor.

Pasaban los días, las semanas y aunque mejoraba seguía teniendo dolores, quería saber a que se debía ese dolor lumbar ¿que lo había provocado?

En la seguridad social la lista de espera para cualquier prueba diagnostica era de unos 4 o 5 meses, así que decidí acudir al Traumatólogo con mi seguro de salud de Atlántida y HNA en el Hospital de Quirón donde me atendió también un reumatólogo quien decidió realizarme una resonancia para darme un diagnostico.

En menos de una semana sabía que había producido el lumbago, una protrusión en la L5 y un abombamiento. El tratamiento constó en rehabilitación con fisioterapia, punción seca, ejercicios y estiramientos, fortalecimiento lumbar y abdominal.

Aun así me recomendaron acudir a un neurocirujano para evaluar opciones más invasivas en caso de necesidad que afortunadamente no se requirieron.

Con las sesiones de físio del seguro y un acertado asesoramiento en los estiramientos a realizar, la mejoría ha sido considerable. He empezado con el pilates, natación y por supuesto he vuelto a caminar por el monte, con la tranquilidad que da saber lo que se tiene y como actuar.

Hasta no tener el diagnostico me generó una ansiedad, totalmente justificada como me dijeron en Quirón, me quedo con una frase del Reumatólogo, “La paciencia y la tranquilidad la tendrás con el diagnostico”.

No dejes que la falta de diagnostico te genere ansiedad y acelera los trámites con tu seguro de seguro de Atlántida y HNA.

 

– Susana Ruiz Mostazo