¡Comer rico y saludable sí es posible!

sustitutos para comer sano

¡Comer rico y saludable sí es posible!

Comer rico y saludable sí que se puede, solamente debemos aprender unos sencillos consejos para saber qué alimento es más beneficioso para nuestra dieta y cómo debemos prepararlo. Son muchas las personas que creen que por llevar una buena alimentación o una dieta balanceada, no se pueden comer alimentos ricos en sabor y completos en nutrientes y vitaminas, pero se equivocan.

Con esta infografía, quisimos darles unos simples consejos sobre cuáles alimentos pueden sustituir para seguir comiendo rico y saludable al mismo tiempo, y que, si además seguimos una dieta balanceada, pueden ayudarnos hasta a perder unos kilos de más.

¿Qué alimentos puedo sustituir?

Piensa por un momento en tu plato de comida, ¿qué alimentos ves que no son los más saludables y por qué? Quizá no es el alimento en sí, es la forma en la que está preparado. No es igual comerte unas tiras de boniato al horno, que un cesto de patatas fritas con salsa de tomate y mucha sal. ¿Ves? ¡ahí tienes tu primera forma de sustituir un alimento!

La idea es darle un poco la vuelta y usar la imaginación y los conocimientos que podemos ir adquiriendo con el sinfín de blogs de fitnesssalud y alimentación que encontramos en Internet.

¡Me quiero comer una súper hamburguesa! ¿No puedo?

¡Claro que puedes! Siempre y cuando utilices la técnica de la sustitución, seguro estarás arrugando la cara en este momento y preguntándote, ¿cómo se hace eso? ¡Muy sencillo! Simplemente, deja el pan de lado y come tu hamburguesa envuelta en hojas de lechuga (puedes utilizar la americana) y disminuye las salsas, evita la mayonesa, pero aprovecha -sin excesos- de la mostaza; estarás comiéndote tu súper hamburguesa y tu cerebro eso es lo que entenderá, que es una hamburguesa y tu deseo estará saciado.

Si tomo zumos de fruta, estoy tomando algo muy “light”

¡Error! Los zumos de frutas naturales, porque ni hablar de los procesados, llevan grandes cantidades de azúcar y de fruta, y aunque la fruta es considerada un alimento saludable, pero no debemos abusar tampoco del azúcar natural que tienen.

Una naranja contiene aproximadamente 45 calorías y para hacer un vaso de zumo de naranja, se necesitan al menos 3 o 4, entonces si multiplicamos 45 calorías por 3 piezas de naranja, dan un total 135 calorías, mientras que si nos comemos una naranja, nos sentiremos saciados y habremos ingerido una menor cantidad de calorías.

Aplica la técnica de la sustitución y verás que junto a una alimentación balanceada, sentirás la diferencia.

alimentación balanceada salud dieta