Nosotros

Como Correduría de Seguros independiente, en Barchilon Amselem, S.L., nos dedicamos exclusivamente a la defensa y asesoramiento, de los intereses de nuestros asegurados, estamos en el sector desde 1980.

A partir de 1989, pasamos a ser Corredores de Seguros para poder dar un servicio independiente, y soluciones adecuadas a las diferentes circunstancias que nuestros clientes nos han ido planteando. El corredor de seguros es el técnico especializado e independiente que, en defensa de los intereses del asegurado, media entre éste y la compañía.

Contratar con corredores y corredurías no cuesta más.

Somos una empresa familiar, comprometida con la formación continuada y la experiencia directa con el cliente. Nuestra profesionalidad y larga experiencia, nos permite negociar con diversas compañías, manteniendo un contacto directo con ellas, permitiéndonos obtener un resultado adecuado para cada necesidad. Trabajamos con las principales compañías aseguradoras para poner a su disposición, en todo momento, el mejor producto asegurador y el mejor servicio.

¿Por qué una correduría de seguros?

Porque nos dedicamos exclusivamente al asesoramiento y defensa de los intereses de nuestros clientes desde 1980.

Agentes y Corredores o Corredurías de Seguros representan las dos categorías profesionales que la legislación establece en el marco de la mediación de seguros. Ambos tienen como misión intermediar entre las Compañías y los tomadores de seguros como guías especializados en medio del complejo mundo de la oferta y la demanda.

La Ley confiere al Corredor o Correduría de Seguros la facultad de representar a su Cliente ante la compañía, y le obliga a no tener ningún vínculo ni signo que suponga afección con las entidades aseguradoras. Es por tanto, un asesor imparcial e independiente, de cuyos conocimientos y servicios se beneficia el asegurado.

En función de las necesidades concretas que requiere el asegurado, el Corredor o Correduría de Seguros, selecciona las soluciones más eficaces, informando de las condiciones del contrato que a su juicio conviene suscribir y de cuál debe ser la cobertura más idónea en cada caso, a la vez que vela celosamente por la concurrencia de los requisitos que ha de reunir la póliza para su eficacia y plenitud de efectos.

El Corredor o Correduría de Seguros, gestiona absolutamente todos los trámites relacionados con su seguro; facilita información acerca de cualquiera de las cláusulas de la póliza durante la vigencia del contrato en que ha intervenido; y, en caso de siniestro, presta igualmente su asistencia y asesoramiento en favor del asegurado.

Garantía de profesionalidad

La cualificación profesional y la complejidad de requisitos que la legislación establece para el ejercicio de la correduría de seguros, constituyen sin duda, un reconocido aval de profesionalidad y un riguroso proceso de selección.