¿Por qué una correduría de seguros?

 

Porque defiende sus intereses y no los de las compañías.

El Corredor de Seguros es un profesional debidamente capacitado y cualificado, e independiente que actúa por imperativo legal, en defensa de los intereses del asegurado, media entre éste y la compañía, tanto a la hora de contratar la póliza como en el momento en el que se produzca el siniestro.

La Formación está regulada por Ley y es una garantía más para que sus clientes se beneficien de un asesoramiento actualizado y cualificado.
Ante la frialdad de otros canales de venta directa, los mediadores de seguros, aportan siempre esa cercanía que permite al cliente expresar sus necesidades en un ambiente de tranquilidad y confianza.