Consejos para viajar seguro con diabetes

coca-cola

Consejos imprescindibles para viajar seguro con diabetes

La época ideal para realizar un viaje es cualquiera en la que coincidan las circunstancias adecuadas, bien sea el verano, la Semana Santa, Navidades o en alguna fecha poco habitual. Algunos viajes implican traslados cortos, otros son a destinos lejanos, países con husos horarios distintos, costumbres diferentes, climas especiales…
Lo importante a considerar, si quieres viajar seguro con diabetes, es seguir algunos consejos que pueden marcar una diferencia importante cuando quieres disfrutar de tu viaje, de vacaciones o trabajo.

12 consejos para viajar seguro con diabetes si te trasladas fuera de España

  • Entérate de los acuerdos de asistencia sanitaria que mantenga el país de destino elegido con España. En el caso de los países miembros de la Unión Europea, es recomendable conseguir la Tarjeta sanitaria europea.
  • Si tienes un seguro de viaje, o un seguro de salud, asegúrate de que cubre posibles imprevistos, como la estabilización en hospital en caso de necesidad. Infórmate, antes de viajar, sobre posibles gestiones a realizar para ser atendido en el país destino.
  • No olvides llevar contigo un informe médico que acredite que tienes diabetes y que, por lo tanto, has de llevar contigo la medicación y dispositivos especiales tales como lancetas, medidor de glucosa, bolis y bombas de insulina, monitor continuo, etc). Si tu destino es una región en donde no se habla español, es muy conveniente que el informe esté redactado también en inglés (y si es posible en la lengua del país).
  • Si el viaje no va a ser demasiado largo, es mejor que lleves contigo todo el material que necesites para tu tratamiento durante los días que dure la estancia: pastillas, medidor de glucosa, tiras reactivas, insulina, lancetas, recambios para el set de infusión y baterías en caso de estar en tratamiento con bomba de insulina.
  • Si tu lugar de destino es un sitio con temperaturas elevadas, es mejor que te hagas con una nevera especial para mantener tu material a la temperatura adecuada. Además, en las zonas de más calor será necesario que prestes más atención a la hidratación, y toma siempre bebidas embotelladas. Es necesario que te dijes en el etiquetado de las bebidas para comprobar los carbohidratos que ingieras.
  • Lleva siempre un kit de glucagón.
  • Si viajas en avión es imprescindible que especifiques que la insulina, junto al glucagón, las lancetas, agujas, tiras reactivas, el material desechable de una bomba de insulina y cualquier otra medicación o dispositivo debe viajar en cabina y no en el depósito de equipaje, esto con la intención de evitar el deterioro de la medicación por las temperaturas del depósito así como para evitar posibles pérdidas.
  • No te olvides de llevar alimentos para superar hipoglucemias, esto incluye carbohidratos de absorción rápida, como el azúcar, los zumos, etc., tanto como lenta (galletas, tostadas…).
  • Durante los días que dure el viaje, es muy conveniente medir con más frecuencia de la habitual la glucemia capilar, para tener más información y realizar los ajustes precisos debido al cambio en los husos horarios o de estilo de vida (alimentación, ejercicio, etc.).
  • Presta atención a los alimentos que consumas, ya que es probable que sean distintos a los que comes de forma habitual, trata de llevar una dieta lo más parecida a la tuya.
  • No está de más que lleves medicamentos especiales para tratar complicaciones como diarreas o vómitos.
  • Si vas a pasar unos días a la orilla del mar o de algún río, recuerda no caminar sin calzado si tienes neuropatía o pie diabético.
  • Por último, es de suma importancia que consultes a tu médico antes de realizar cualquier viaje, para ajustar el tratamiento. Es vital que no olvides revisar las coberturas del seguro de viaje, las posibles gestiones previas y teléfonos de emergencia.