Entrevista a Susana Ruiz Mostazo

Susana Ruiz Mostazo convive con la diabetes desde hace 25 años, y ha sido su compañera de viaje en todas las experiencias y retos que ha vivido como montañista y aventurera.

Hoy queremos conocerla mejor a través de esta entrevista que nos ha concedido. Siempre es un placer poder hablar con ella.

 

¿Qué te hizo empezar a plantearte tus retos deportivos?

Mi amor por la montaña nació en Ordesa y luego, años más tarde con más experiencia, me impuso a llevar a cabo estas aventuras la falta de información que existe en torno a la diabetes y el deporte.  En general (siempre existen excepciones) no existe un apoyo y asesoramiento por parte de médicos y educadores a la hora de orientar a las personas con diabetes a practicar deporte, siendo este un pilar fundamental en el tratamiento.

Quería aportar mi granito de arena para poder cambiar las cosas.

 

¿Qué has aprendido en todos los retos que ya has conseguido?

He aprendido a tener más confianza en mi misma y a gestionar mi diabetes en altitudes de más de 5.000 metros. También me he reafirmado en la idea de que luchar por lo que quieres y deseas es lo más importante, siempre teniendo en cuenta que la diabetes viaja contigo y que no la puedes obviar para tomar las decisiones adecuadas.

 

Cuéntanos cuál es tu objetivo este año.

Este año viajamos al Toubkal, Marruecos, para llevar a cabo un trekking por la cordillera del Atlas, hasta alcanzar la cima de mas de 4100 metros de altitud, y una incursión en el Sahara. En esta nueva aventura, también testaremos el monitor continuo Dexcom G4, Insulclock, Gluc up 15 para solventar las hipoglucemias, equipados con Altus y por supuesto me acompañara el seguro de viaje de Barchilon Correduría de Seguros para personas con diabetes.

 

¿Qué le dirías a una persona con diabetes que quiere empezar a hacer deporte?

Que va a tener días en los que le va a costar terminar un entrenamiento porque tiene una hipoglucemia o una hiperglucemia, pero que lo importante es no venirse a bajo, anotar la dosis de insulina, los hidratos ingeridos y el resultado posterior al deporte para ir conociéndose a si mismo. Cada uno es diferente.

Que tenga claro que necesita la misma energía que el resto de personas que no tienen diabetes para llevar a cabo una actividad física.  Y si antes de debutar en diabetes ya hacía deporte que tenga en cuenta que quizá tenga que iniciar de nuevo el camino como cuando empezó con ese deporte. Tiene que aprender como responde su cuerpo con diabetes practicando ese deporte. Quizá tenga que empezar con rutas más sencillas hasta conocerse y coger confianza. Pero que si se esfuerza, tendrá mejor salud y sobre todo la satisfacción personal será muy importante, y eso le ayudara a tener más motivación para cuidarse más y tener mejor control de su diabetes.

 

¿Cómo lo haces para no poner cima a tus sueños?

¿Dejar de soñar? Ni en broma, todo se puede intentar, siempre hay un motivo por el que sonreír. Este año hice 25 años con diabetes y escribí este texto que creo que puede resumir el porque.

 

“Una niña de 11 años en el box de un hospital. Está asustada, el personal del hospital habla de ella como la chica que ha debutado en diabetes. 
Es 5 de enero de 1993, la noche de Reyes y ella esta en aquel box.

Desde que ha ingresado la han pinchado un montón de veces y ella odia las agujas.

De repente, la cortina del box se corre y aparece una mujer de unos 35 años y que se acerca a ella con una sonrisa. Se sienta en su cama y le sonríe, no la conoce pero le transmite tranquilidad.

¿Quién eres? Le pregunta a la mujer. 
–Hola Susana, soy una amiga que quiere animarte, sé que estás triste. Yo también tengo diabetes, desde que era una niña, sin embargo quiero enseñarte la de cosas que he vivido desde entonces.

-Ya… – constesta Susana – ¿Y qué has hecho?

La mujer empieza a contarle historias fantásticas de países lejanos, montañas altísimas, paisajes, glaciares… también le habla de su trabajo, de su marido y cómo la apoya, amigos que va encontrándose por el camino… Le enseña fotos de su Perro, un Golden que se llama Lagun, ¡a Susana le encanta!

Le muestra fotos de Nepal, Groenlandia, el Kilimanjaro, impartiendo charlas…

Susana está alucinada y le pregunta: ¿Y LA DIABETES?

-Está – contesta la mujer – siempre viaja conmigo a todos estos lugares, pero no me ha limitado para perseguir mis sueños. Tienes que ser paciente, aprender a controlarla y no rendirte nunca, jamás pierdas esa sonrisa.

Susana está encantada, quiere preguntarle muchas más cosas, pero la mujer se levanta.

– ¡Espera! – exclama Susana – ¿Quién eres?

La mujer se da la vuelta y le sonríe contestándole: “lo sabrás dentro de 25 años”.

Susana está alucinando pero esa mujer la ha animado. 
Pronto se queda dormida para empezar a soñar con montañas, glaciares y con la convicción de que LOS SUEÑOS NO TIENEN CIMA”

 

Por último, recordar las próximas ponencias de Susana.

Este año ha estado en Teruel, Pontevedra, Tudela y León. El próximo 26 de mayo estará en Roncesvalles,  el 28 en Zubiri,  el 16 de junio en Burgos y el 29 de Septiembre en El Ferrol.

 

Su contacto es: susanalagun@gmail.com